GEEB a la Trona (65m, 7a+)

En enero de 2021, en mitad de una pandemia mundial, todavía es posible escalar tapias que nos aprieten. Hace un año y medio visité con Arnau, por primera vez, la Trona. Se trata de una prominencia rocosa en mitad de las Cingles d’en Bertí, el inmenso cortado rocoso que discurre desde Bigues i Riells hasta Centelles, pasando por el Puiggraciós. ¿No os dicen nada estos nombres? Normal, a mí tampoco me dirían casi nada si no fuera porque por el maldito confinamiento municipal me estoy recorriendo el patio de casa de arriba a abajo.

Reseña con grados estimados

El caso es que aquella vez no pude hacer en libre la primera parte de la vía, así que me parecía que era excusa suficiente para volver. Además, Gerard todavía tiene poco rodaje en artificial, especialmente equipando, y no había escalado aún la Trona, por lo que el pateo desde el Puiggraciós (para no incumplir casi la ley) estaba justificado.

Primeros metros de la vía

El primer largo esta vez lo dividimos en dos, para evitar el rozamiento. Me dí yo la primera parte, que ya te hace apretar en fisura desde el principio, pero que luego se deja escalar bien en travesía técnica a derechas. Gerard se encargó de tirar de primero, en artificial, la segunda parte, hasta la reunión colgada. Le llevó un buen rato, y al principio le costaba fiarse de los friends, pero rápido le pilló el tranquillo y se merendó un largo entero sobre estribos, demostrando tablas. A mí esta vez me salió en libre, y agradecí, sobre todo hacia el final, la ayuda de los guantes de fisura.

Gerard escalando nuestro segundo largo

Me tocaba ir de primero en el siguiente largo, que es el más duro, pero por algún motivo a mí se me había olvidado. Empieza extraño, tienes que abrir mucho una pierna y tener la otra completamente encogida, en una especie de diedro-techo… vamos, el tipo de escalada raruna que me encanta. Después hay que transicionar a la izquierda y enfrentarse al desplome más bestia. Esta vez me costó mucho ver el paso, porque da la sensación de que la vía original, en artifo, vaya por la mitad del techo, aprovechando una fisurilla, pero para tirar en libre hay que montarse en la placa tirando de agarres escondidos. Vamos, que llegué a la reu temblando del esfuerzo.

Últimos metros del desplome

El último largo será un V+ o 6a ya muy disfrutón, de pasos largos sobre presas buenas, tan típico de la zona. Se lo dio Gerard y yo lo recuperé disfrutando ya del paisaje. En un día de escándalo, veíamos incluso al fondo el Tibidabo y el mar.

Felices en la cima

En resumen, desde el requipamiento con paraboles de la vía, se puede hacer sin problemas entera en libre, se encuentra muy limpia de roca suelta y solo hay que preocuparse de ir montando también las reuniones intermedias para que el rozamiento no sea demasiado grande. Si se va a intentar liberar, recomiendo ir solo con cintas, cuerda de deportiva y gas a fondo!


Material: En libre, 10 expres. Para hacer en artifo, repetir del totem azul al verde y llevar un camalot rojo y amarillo.
Fecha: 17 de enero de 2021
Horario: 2 horas y media

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s